Nos preocupa tu privacidad En pisos.com utilizamos cookies propias y de terceros para dar un servicio satisfactorio mediante cookies técnicas, de personalización y para fines analíticos. pulsa AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookis pulsando el botón "aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando
Aceptar Configurar

¿Qué tarifa eléctrica me conviene más para nuestra casa de vacaciones?

 

¿Qué tarifa eléctrica me conviene más para nuestra casa de vacaciones?

Llega la hora de irnos a nuestra segunda residencia, para disfrutar de nuestras merecidas vacaciones. Sin duda, la idea es desvincularse completamente de todas las obligaciones, como el trabajo, los madrugones…, por ello el recibo de energía tampoco tiene que posicionarse como las cuestiones principales por las que tenemos que  estar pendiente.

En nuestra vivienda vacacional también se puede conseguir el ahorro energético durante el ciclo de vacaciones en el que nos vamos a acomodar. Sin embargo, existen diferentes métodos que se pueden optimizar para asegurar así la eficiencia en el consumo de los suministros.

Métodos de iluminación y electricidad de la segunda residencia

La luz, a pesar de que se  encienda poco, continúa consumiendo e incrementando el recibo de forma minuciosa. Es posible que la potencia que se requiera sea alta durante un periodo breve de tiempo, lo que puede aumentar la factura de la electricidad. Y no es para menos: diversos sistemas de computadoras, la televisión, electrodomésticos y sistemas que de repente se activan y adquieren vida en un entorno.

Una de las formas más eficientes puede ser la adquisición de bombillas LED, de baja consistencia, que no solo economiza en torno al  20 % en el recibo de energía, sino que, también, certifican la eficiencia energética, ya que solo gastan lo que se disfruta. Su perdurabilidad experimenta una  media de 10 años, mucho más que las tradicionales.

En cuanto al recibo de luz, se recomienda considerar la viabilidad de:

-       A priori podría ser una buena idea cortar el suministro cuando se desocupe la vivienda. Siempre y cuando el periodo que se vaya a deshabitar sea por un tiempo muy prolongado. De lo contrario no saldría rentable, ya que hay que abonar unas tasas cada vez que se da de alta el suministro.

-       Ajustar la  potencia eléctrica para tener un ahorro energético, un remedio eficiente que puede aminorar incluso 65 euros al año. Cómo se confiere de una vivienda para descansar, en principio no haría falta una potencia superior a 3.45 kW, ( Aunque no esta de mas, dejarnos asesorar por un experto en el sector eléctrico)

-       Cambiar de tarifa puede ser la opción perfecta, ya que puede no estar ajustándose a las necesidades de la casa vacacional en cuestión. Es esencial conocer cuánto abonamos por el kWh y analizar las diversas alternativas del mercado y estimar la que mejor nos convenga en cada momento.

                                                       

Economizar en gas durante la estancia en la vivienda vacacional

Pero, realmente, donde mejor se puede saborear el ahorro es en la red  de gas y de calefacción. Normalmente, la calefacción casi no es precisa, puesto que durante el tiempo vacacional no suele hacer frío. De este modo, la calefacción, que implica el 45 % del presupuesto total del recibo eléctrico mensual, se puede obviar. En tal caso, las bombonas de butano o de propano pueden contemplarse como posibilidad a los métodos usuales.

No obstante, en la primera residencia sí que se puede potenciar una instalación de calefacción que sea calificada para trabajar en toda la vivienda, ya que no solo residimos en los meses de más frío sino que, al ser el domicilio donde principalmente pasamos la mayoría de tiempo, se necesita cierto confort. Por lo cual es razonable en este aspecto, pero no es necesario que se efectúe la misma instalación en la segunda residencia, en vista de que el hábito de energía no es igual y, por consiguiente, no sale beneficioso a modo económico.

Como se trata de un domicilio donde residimos por periodos de tiempo al año, la adquisición de las  bombonas afianzan el ahorro en esta clase de viviendas que se ubican retiradas de la metrópolis y en los que el gas natural, por ejemplo, no suministra.

La conexión a Internet en la segunda residencia

Evidentemente, no se acaba el mundo si no disponemos de una conexión a internet, sin embargo en el momento en el que vivimos sí que se hace preciso manejar internet en todo momento, especialmente para conectarnos y poder estar al día de todo lo que sucede.

 Para asegurar el Internet en tu segunda residencia podemos contemplar diferentes alternativas fundamentadas en estos tres conceptos:

                                                   ●     Datos ilimitados a través del móvil

     Tarifas de Internet con la mínima permanencia

     Viabilidad para conectar con 4G en la vivienda